DestacadasGeneralMunicipiosNopalucan

Descubre los Tesoros Culturales y Gastronómicos de Santa Ana Nopalucan

Las quesadillas y tlacoyos Patrimonio Cultural Gastronómico del Estado de Tlaxcala.

Alondra Morales | ZRST | Tlax Marz 2024.-Santa Ana Nopalucan, un destino lleno de encanto y tradición, invita a los visitantes a sumergirse en su rica historia y a disfrutar de una exquisita gastronomía típica de la región. Con monumentos históricos que narran su pasado y una variedad de festividades coloridas, este municipio en el estado de Tlaxcala promete una experiencia inolvidable.

Entre sus monumentos históricos destaca el imponente Templo de Santa Ana, construido en el siglo XIX con una arquitectura de cruz latina y dos majestuosas torres coronadas por cúpulas. Este santuario es un testamento de la fe y la devoción de la comunidad, siendo un lugar de veneración durante las festividades en honor a la santa patrona, Santa Ana, que se celebran el 26 de julio de cada año.

Las artesanías locales también cautivan a los visitantes, especialmente los petates elaborados con tule, un junco silvestre que crece en la región y que se convierte en el principal material para la fabricación de camas. Además, los “aventadores”, utensilios utilizados para avivar el fuego en los anafres, son otro ejemplo del ingenio y la destreza de los artesanos locales.

Pero sin duda, uno de los mayores atractivos de Santa Ana Nopalucan es su deliciosa gastronomía. Los platillos típicos de la región ofrecen una explosión de sabores auténticos, como las quesadillas y los tlacoyos que han sido nombradas patrimonio gastronómico cultural de Tlaxcala.

Para acompañar estas delicias, nada mejor que un refrescante pulque natural o los “curados” de frutas típicas de la zona.

En resumen, Santa Ana Nopalucan es mucho más que un destino turístico, es un viaje a través del tiempo y la cultura, donde cada rincón cuenta una historia y cada bocado despierta los sentidos.

Con Información Obtenida de: GuaTuristicaMexico.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba