DeporteDestacadaGeneral

Entre unión e igualdad, México se hace presente en inauguración de los Juegos Olímpicos Tokio 2020

• La justa veraniega, llamada “Los Juegos de la Esperanza”, dieron inicio tras un año de espera; el clavadista Rommel Pacheco y la golfista Gabriela López, fueron los abanderados

El Estadio Olímpico de Tokio albergó la Ceremonia de Inauguración de los XXXII Juegos Olímpicos Tokio 2020, también llamados, “los Juegos de la Esperanza”, en la que, tras un año de espera, por el aplazamiento que genró el covid-19, la gran fiesta del deporte mundial lució entre fuegos artificiales y luces de colores.

La inauguración, que estuvo marcada por el entusiasmo de los participantes, representó la primera vez que cada país desfiló con dos abanderados, una mujer y un hombre, como parte de las políticas de igualdad.

Presentada como “la luz al final del túnel”, Tokio 2020, que conservó su nombre oficial a pesar de realizarse este año, rindió un homenaje a todos los atletas que tuvieron que prepararse en casa durante la cuarentena impuesta por la pandemia de covid-19. El tema “Alejados, pero juntos”, representó a los miles de deportistas que después del aislamiento, por fin se reunieron en la máxima justa deportiva del mundo.

Los abanderados nacionales Rommel Pacheco, de clavados y Gabriela López de golf, ondearon con orgullo el lábaro patrio, al encabezar a la delegación nacional que ingresó al Estadio Olímpico.

En el acto protocolario, la presidenta del Comité Organizador de Tokio 2020, Seiko Hashimoto, dio la bienvenida a los atletas de todo el mundo y destacó que tuvieron que superar un gran reto para seguir adelante con los Juegos Olímpicos, tras la incertidumbre que provocó la pandemia de covid-19, pero “después de más de medio siglo los Juegos han regresado a Tokio y haremos todo para que sea una fuente de orgullo”.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, agradeció al pueblo japonés y a las autoridades por su “extraordinario trabajo”.

“Hace diez años empezamos el viaje para traer el espíritu olímpico de vuelta al país, tras Tokio 64, fue un reto sin precedentes, primero superaron un terremoto, luego la pandemia de covid, es por eso que nuestro reconocimiento y gratitud es para ustedes”, expresó.

El emperador de Japón, Naruhito, realizó la declaratoria oficial de inauguración y la bandera olímpica, con sus cinco aros de colores, en fondo blanco, se hizo ante los acordes del himno de los Juegos Olímpicos.

El momento más emotivo se vivió con el encendido del fuego olímpico, en el pebetero que representa al monte Fuji, honor que asumió la tenista Naomi Osaka, tras recibir el fuego olímpico, que fue trasladado por grandes figuras deportivas niponas y representantes de los médicos y enfermeras de Japón, en la antorcha inspirada en la flor del cerezo sakura.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba