DeporteDestacadaGeneral

Juegos Olímpicos de la pandemia

La transmisión televisiva será clave para salvar los grandes costos en Tokio, opinan académicos

Leonardo Frías  Debido a que el propósito primario de la realización de los Juegos Olímpicos (JO) se ha ajustado sólo a ejercerse como instrumento económico y geopolítico, el máximo evento deportivo del planeta requiere replantear sus objetivos.

En lo anterior coincidieron especialistas multidisciplinarios, quienes participaron en la mesa de análisis Oro, Plata y Covid. Tokio: Las Olimpiadas de la Pandemia, convocada por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS).

Sergio Varela Hernández, socioantropólogo del deporte y académico de esa entidad académica, recalcó la trascendencia histórica de la justa atlética por sus obvias conexiones políticas y culturales.

“El capitalismo corporativo es el que domina los Juegos Olímpicos. En el ámbito deportivo, incluso, antes no había posibilidades de la participación de profesionales, y ahora son cada vez menos amateurs”, señaló.

Por la pandemia, los JO que arrancaron el pasado 23 de julio no tendrán ganancias económicas, habrá perdidas, y ante ello “se está apostando todo a la transmisión televisiva, que resulta ser uno de los elementos claves para salvar los grandes costos que se han generado para la organización de esta competencia”.

Ese espíritu competitivo del deporte representa ahora el espíritu capitalista. Los JO son el caballo de Troya del capitalismo bajo esa figura bella, noble y romántica del deporte, pero en realidad lo que está detrás es el lucro”

Virginia Valdivia Caballero, académica de la FCPyS e Investigadora del Programa Universitario de Estudios sobre Asia y África (PUEAA), refirió que para esta edición se dan cita 206 países, además de la delegación de refugiados, 11 mil atletas en 41 sedes de nueve ciudades niponas, en “un contexto socioeconómico inadecuado”.

Aunque serán los JO más tecnológicos de la historia, las protestas internas continúan y están relacionadas también con la seguridad sanitaria, la cuarta ola de la Covid-19, y la vacunación va lenta.

“La vacuna ha originado resistencias: hasta el 1 de julio sólo 11.6 por ciento de la población nipona estaría inmunizada, en un sitio donde ha habido 799 mil casos de Covid-19, y en donde según las encuestas locales 80 por ciento de los consultados estuvo en contra de que se efectuaran los juegos”, indicó.

¿Juegos Olímpicos S.A. de C.V.?

Otto Ulrike Amilcar Becerril García, académico del Centro de Estudios del Deporte, y exentrenador en jefe de Pumas CU, planteó que los JO deberían modificar sus objetivos, porque se da la explotación de los cuerpos de los atletas al ser la verdadera mano de obra que echa a andar esa economía.

“Ese espíritu competitivo del deporte representa ahora el espíritu capitalista. Los JO son el caballo de Troya del capitalismo bajo esa figura bella, noble y romántica del deporte, pero en realidad lo que está detrás es el lucro.”

Agregó que los beneficios que suelen asociarse a los JO no son tangibles para los residentes una vez que concluyen, debido a que varios de los costos los adquieren los gobiernos nacionales y locales. “Habrá grandes pérdidas y el Comité Olímpico Internacional será el menos afectado, y los atletas recibirán, si acaso, menos de tres por ciento de manera global de todo lo recaudado”.

Matías Chiappe Ippolito, especialista de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad de Waseda en Japón, quien radica en Tokio desde 2015, constató que la sociedad japonesa se movilizó para externar su inconformidad por ese evento.

“Desde que comenzó la pandemia, el gobierno japonés salió todos los días a decir que sí se harían los Juegos Olímpicos, y así mantener esta idea. ¿Por qué opera de esta manera? Japón los está haciendo para decirle al mundo que sí hay vida después de la Covid”, resumió.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba